RSS

Crítica: “Cowboys & Aliens”

04 Sep

Demasiados gallos en el mismo corral

Dirección: Jon Favreau
Guión: Alex Kurtzman, Roberto Orci, Damon Lindelof, Mark Fergus, Hawk Ostby
Reparto: Daniel Craig, Harrison Ford, Olivia Wilde, Sam Rockwell, Clancy Brown, Paul Dano, Adam Beach, Matthew Taylor, Cooper Taylor, Chris Browning, Noah Ringer, Ana de la Reguera, Keith Carradine, Brian Duffy
Música: Harry Gregson-Williams

Productores: Brian Grazer, Johnny Dodge, Ron Howard, Alex Kurtzman, Roberto Orci, Damon Lindelof, Scott Mitchell Rosenberg

No era mala idea la de esta película. Bizarra, quizás, pero en absoluto mala. Era la premisa perfecta para realizar un divertimento simpático que homenajeara a dos grandes géneros como el western y la ciencia ficción. Lo tenía todo para convertirse en un éxito: un director en racha, unos guionistas curtidos en estos menesteres, un reparto capitaneado por James Bond e Indiana Jones y el apadrinamiento de Steven Spielberg. Pues les ha salido el tiro por la culata, hamijos.

La historia nos presenta a Jake Lonnergan, un tipo que no tiene ni tenemos ni puñetera idea de quién es hasta que minutos después sabemos que se trata de un forajido y es arrestado. Cuando están a punto de llevárselo para que sea juzgado, los bichos hacen acto de presencia y se llevan con ellos a medio pueblo y, a partir de ahí, se inicia una búsqueda a lo Centauros del desierto capitaneada oir Craig y Ford – interpretando con piloto automático a un terrateniente local – para recuperar a su gente.

Yo no sé si es por el hecho de que haya nada más y nada menos que cinco guionistas acreditados, pero el hecho es que el desarrollo de la cinta es bastante deslabazado y desequilibrado, además de tener más agujeros que un queso gruyer. Los personajes interactúan unos con otros en escenas que no casan con el resto del conjunto y que tampoco resultan demasiado naturales. Y material potable hay, sobre todo en el personaje de Ford y el de Clancy Brown, pero al final se queda medio a gas. Aunque, por otra parte, hay personajes risibles como el de la guapa Olivia Wilde – ni su tono misterioso ni la resolución de su papel en la trama convencen a nadie y eso que en Tron Legacy era lo mejor de la cinta junto con la música de Daft Punk – y otros que no aportan nada como el del jefe indio. Craig es el perfecto héroe de acción, transmite una fisicidad y un carisma que ya quisieran muchas estrellitas del cine de acción de nuestros días.

Es cierto que la peli acumula tópicos por doquier pero hay películas que se sustentan en ellos para reinventarlos y darles un giro o en las que lo que se nos narra se hace de manera tan eficiente que nos olvidamos de ellos. Este no es el caso, ya que Favreau no es que sea un narrador de la ostia (cada vez estoy más seguro de que no tuvo que ver con el éxito de Iron Man) y el guión va plantando semillas de elementos interesantes que, lamentablemente, nunca llegan a germinar – particularmente, pienso que si hubieran desarrollado algo más el carácter esotérico de la historia con esos “demonios voladores” igual hasta les habría quedado una historia más aseada -. Los creadores querían realizar un western puro y duro, pero les ha salido una historia desapasionada, sin identidad propia, que visita demasiados lugares comunes y que no casa con la parte de los bichardos. Y no por lo singular de la propuesta sino porque la historia comienza con un tono de típico western y ,en una peli con aliens de por medio, los códigos que se llevan años empleando no valen. La historia pedía a gritos un enfoque más aventurero, desenfadado e irónico o, por el contrario, echar el resto y no quedarse en los lugares comunes y arriesgar algo más en la propuesta, y la gravedad que reina en muchas partes de la película a pesar de los contados alivios cómicos (“Wild wild west” es un ñordo pero el tono era el adecuado para la premisa planteada, no así su desarrollo). A ello hay que sumarle ciertos momentos que intentan buscar una conexión emocional con el espectador y que fallan estrepitosamente por previsibles y moñas que contrastan con escenas de cierto nivel y fuerza como aquella en la que Ford le cuenta al crío donde consiguió el cuchillo que empuña en ciertos momentos de la película. Volvemos a lo de “material hay pero se queda a medias”.

Las escenas de acción están rodadas de manera bastante sosa y rutinaria – la peli en su conjunto está rodada de esta manera -, aunque no nos coge por sorpresa puesto que en Iron Man ya eran lo peor de la cinta. Lo que pasa es que con tal despliegue técnico y a pesar de que sorprender está cada vez más difícil, uno siempre espera que se cumplan unos mínimos y en este caso no es así.

A pesar de todo, no es un mal film. Es flojo pero no malo. La peli entretiene y nos muestra a dos pesos pesados como Craig y Ford (aunque se echa de menos algo más de interacción entre ellos que le habría venido de perlas al film) irradiando carisma y dando alguna que otra leche. La peli no será una referencia ni en un género ni en otro, tampoco ofende a ninguno, se queda a medias en todos los frentes que abre pero es mínimamente disfrutable aunque ni de coña vale la pena dejarse los lerus en verla.

Mi nota es un 5 porque entretiene y, como he dicho, no ofende.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 septiembre, 2011 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: