RSS

Crítica: “Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio”

30 Oct

Porque el buen cine de aventuras todavía existe

Dirección: Steven Spielberg
Guión: Steven Moffat, Edgar Wright, Joe Cornish
Reparto: Jamie Bell, Daniel Craig, Simon Pegg, Nick Frost, Cary Elwes, Andy Serkis, Toby Jones, Sebastian Roché, Mackenzie Crook, Tony Curran
Fotografía: Janusz Kaminski
Montaje: Michael Kahn
Música: John Williams
Productores: Peter Jackson, Steven Spielberg, Kathleen Kennedy

Y ha tenido que llegar tito Spielberg para demostrarlo (a pesar de que su última incursión en el género fue un jarro de agua fría en su momento). Antes de nada decir que nunca me he leído un cómic del personaje creado por Hergé. Desde fuera siempre lo he visto como un personaje soso y sin carisma y la verdad es que, si la película respeta la esencia del mismo, no andaba muy desencaminado.

De todas formas para poneros en antecedentes os voy a dar unas pequeñas pinceladas de la trama para luego ir con mi análisis. Tintín es el reportero más dicharachero del lugar, conocido por todo cristo y que, en una feria de cachibaches, se hace con una maqueta de un extraño barco del siglo XIV, llamado el Unicornio. Tras dicho barco anda Sakharine, un misterioso hombre que le ofrece a Tintín una enorme suma de dinero por el mismo. El joven la rechaza y sin comerlo ni beberlo se ve envuelto en una aventura que incluye piratas, tesoros, venganzas, persecuciones y un largo etc. Además de conocer al borrachín del capitán Haddock.

Si un calificativo le viene  a la película al pelo, ese es que es vertiginosa. Bueno, mejor dicho la peli es: vertiginosa, espectacular, una maravilla visual, posee un ritmo endiablado y un largo etc.

Spielberg dirige con maestría (rara vez no lo hace) la que es su primera incursión en el cine animado. El director da rienda suelta a su imaginación y a su capacidad de planificación para asombrar a la audiencia con enormes secuencias de acción imposibles, que no podrían haberse llevado a cabo en otro medio que no fuera el que finalmente ha sido elegido. Secuencias como las de la persecución en moto o la de la batalla en alta mar entre dos barcos del siglo XIV valen por sí mismas el precio de la entrada. Si a ello le sumamos que estamos ante el mayor logro en lo que a animación por motion capture se refiere, nos queda un apartado visual de lo más cuco.

Los personajes son mucho más expresivos aquí que en otros intentos como Polar Express o Beowulf (infravaloradísimas ambas). Vale, no tienen la expresividad ni muestran el abanico de emociones de los personajes de Pixar, pero digamos que se han acortado las distancias unos cuantos pasos. Por otro lado, si nos ceñimos a la construcción de personajes, cabe decir que es lo más flojo de la película ya que, salvo Haddock y el villano de turno, pecan de estar poco trabajados. Tintín, como ya dije, es un personaje sin carisma, es más un vehículo para hacer avanzar la historia que otra cosa – al fin y al cabo la mayoría de sus diálogos no pasan de ser meras deducciones o explicaciones -. Por su parte, los agentes Hernández y Fernández actúan como alivio cómico entre el aluvión de secuencias de acción. Pero la palma se la lleva el capitán Haddock, un charlatán y borracho hombre de mar que eclipsa al resto del elenco y se lleva las mejores líneas y momentos del film.

La historia está llena de giros – normal, teniendo en cuenta que han fusionado tres cómics del reportero belga – perfectamente enlazados por los guionistas Steve Moffat (guionista de la serie Sherlock), Edgar Wright (Scott Pilgrim) y Joe Cornish (la esperada Attack the block). Viendo los nombres involucrados, la palabra desastre no entraba  en los cálculos de nadie. Y es que estamos ante un guión dinámico, divertido y trepidante. La trama no da tregua, pasando de la resolución de un misterio a un viaje o una persecución.Todo ello aderezado con los diversos toques de humor y guiños al espectador que pululan por la cinta (autorreferencias Spielbergnianas sobre todo). La única falla está en algunos de los personajes, seguramente heredada del cómic. Si a ello le sumamos el excelente trabajo de montaje llevado a cabo por el siempre eficiente, cuando no excelente, Michael Kahn, que consigue que el ritmo no decaiga lo más mínimo, no podemos más que regocijarnos con el espectáculo que se nos está brindando. Espectáculo en el sentido clásico de la palabra, donde la diversión y el aire lúdico que impregna la cinta supera cualquier atisbo de modernidad visual. Aquí la tecnología es un medio no el propósito en sí mismo, el clasicismo (ochentero) es lo que se impone. Spielberg quiere entretener a la audiencia proporcionando la mejor película de aventuras de los últimos 20 años y a buena fé que lo consigue. Me viene a la mente El templo maldito como ejemplo de lo que esta El secreto del unicornio ofrece y creo que, en cuanto a narrativa, no hay demasiadas diferencias. Ninguna da tregua durante todo el metraje. Una jodida montaña rusa, ¡y me encantan las montañas rusas! Otra obra con la que tiene puntos en común es Los Goonies, en lo que a la resolución de pistas y la búsqueda del tesoro se refiere. No es casualidad que, al principio de la cinta, aparezca el sello de la desaparecida Amblin para dejarnos a las claras por donde van a ir los tiros.

No puedo olvidarme tampoco del maestro Williams que compone una banda sonora ligera y agradable que se ajusta como un guante a la historia que se nos está contando. No estamos ante el mejor Williams pero tampoco ante el que hace remedos de su propia obra. Por aproximarla a algún trabajo anterior, creo que el más cercano es Atrápame si puedes. Ardo en deseos de ver qué ha compuesto para War Horse.

¿El mayor problema de la película? Que el final es un coitus interruptus de la leche y te deja con ganas de más. Así que a esperar que esta primera parte de Las aventuras de Tintín tenga el éxito que se merece y dentro de unos 3 añitos quizás Peter Jackson deje a los Hobbits de lado y se anime con la segunda parte.

PD: Un apunte final, os animo a que veáis Rango, la mejor peli de animación del año. La verdad es que salvo esta Tintín, la mencionada Rango, seguidas muy a lo lejos por Kung fu Panda 2, el cine de animación norteamericano ha dejado bastante que desear este año.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 octubre, 2011 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: