RSS

Crítica: “Drive”

02 Ene

¿Para cuando el Oscar a la peli más molona del año?Dirección: Nicolas Winding Refn
Guión:
Hossein Amini, basado en la novela homónima de James Sallis
Reparto:
Ryan Gosling, Carey Mulligan, Bryan Cranston, Albert Brooks, Ron Perlman, Christina Hendricks, Oscar Isaac
Fotografía:
Newton Thomas Sigel
Montaje:
Matthew Newman
Música:
Cliff Martinez
Productores:
Gigi Pritzker, Marc Platt, John Palermo

Un tipo solitario, especialista de cine de día y chófer para criminales de noche, se enamora. Básicamente, ese es el argumento de Drive, simplón y poco original. Y, a simple vista, es lo que hay. Si a ello le sumo que la única peli del tal  Nicolas Winding Refn que intenté ver, llamada Valhalla Rising, la tuve que quitar a la media hora, mis expectativas no eran demasiado altas. Pero sin hacer ruído, sin esperarmelo, la peli emergió ante mí de tal manera que me cautivó desde la primera y espectacular secuencia.

El tal Nicolas, o desde ya Sr. Winding Refn, construye un thriller a base de silencios, miradas y una puesta en escena que resulta un auténtico festín para la vista y claramente inspirada en los años 70-80 al igual que su BSO. Ésta, compuesta por Cliff Martínez (Contagio), hace uso de sintetizadores y sonidos varios anclados en los 80. Además, el compositor se apoya en versiones de algunos temas de esa misma década y que encajan extraordinariamente con el mundo que se nos muestra en el film. Todo en la película está estudiado al detalle, tanto que por momentos uno no tiene claro si lo que está presenciando es una obra original o un mero homenaje al cine de épocas pasadas. A pesar de ello, tiene una personalidad tan arrebatadora que el pensamiento anterior se desvanece tan rápidamente como el conductor en una de sus fugas.

El mérito de Drive, como ya he dicho, no recae en una historia compleja o elaborada, sino en la excelente narración a base de imágenes que compone el director. Estamos ante una peli que, si careciera de diálogos,realmente no notaríamos la diferencia. El director juega al límite con el ritmo de la cinta, alargando los silencios hasta unos límites en los que se queda al borde del abismo pero de los que finalmente sale airoso. Y a ello contribuye el excelente reparto encabezado por un Ryan Gosling en estado de gracia. El tipo desprende carisma por los cuatro costados., apenas habla, es un tipo hermético, concienzudo en todo lo que hace y ramalazos de violencia de cagarse por la pata abajo. Eso sí, también tiene su corazoncito y así es que se queda prendado de una Mulligan que, como siempre, es de lo más abrazable la jodía. Pues todo ello queda meridianamente claro y con 4 puñeteras frases en la algo más de hora y media de peli. Sus miraditas con el personaje de Mulligan son para enmarcar, protagonizando escenas como la del ascensor que aúnan belleza y salvajismo con pasmosa facilidad. Y es que estamos ante una peli de contrastes, donde el lirismo de las escenas más íntimas va de la mano con la violencia desatada sobre todo en la parte final del film. Si a ello sumamos la pericia del director para hacer uso de cualquier elemento que tenga a mano para hacer avanzar la historia y a sus personajes (la chaqueta me parece un buen ejemplo) y la excelente fotografía, nos queda una peli de lo más cuca. Tan cuca que a veces todo parece mero postureo, pero le encuentro tantas virtudes que esa idea se va a tomar viento rápidamente.

A pesar de todo, no estamos ante una peli perfecta. Los villanos patinan. Da la sensación de que son unos mafiosetes de tres al cuarto. De hecho, el personaje de Perlman queda como un auténtico pringado con unos aires de grandeza que tiran para atrás. Brooks sale mejor parado pero tampoco entiendo la cantidad de premios que está recibiendo. Cranston ya es otro cantar, su personaje como mentor transmite patetismo y fragilidad, es un auténtico perdedor al que todo lo que le puede salir mal, le sale mal. Del trío mencionado, Cranston sale victorioso y con mucho margen. Por último, tenemos a Oscar Isaac como marido de la Mulligan, que es más un detonante que cualquier otra y que cumple de sobra.

Estamos ante una peli lenta y reposada, que no aburrida. Así que la gente que espere un A todo gas, que ni se acerque, porque no le va a gustar y, si además forma parte de cierta tribu urbana -ahora les llaman así- adoradora de los coches cantosos y el flamenquito bueno, acabarán tocando los huevos al resto del personal que, de verdad, está interesado en el film.

Para mí, es una peli sobresaliente, no una obra maestra (ese guión…), seguramente de lo mejor que he visto en los últimos 3-4 años tranquilamente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2 enero, 2012 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: