RSS

Crítica: “El topo”

04 Ene

La soledad del espía

Dirección: Tomas Alfredson
Guión: Bridget O’Connor & Peter Straughan, basado en la novela homónima de John le Carré
Reparto: Gary Oldman, Colin Firth, Mark Strong, Tom Hardy, Toby Jones, Benedict Cumberbacht, John Hurt, Kathy Burke, David Dencik, Ciaran Hinds, Svetlana Khodchenkova, Konstantin Khabenskiy
Fotografía: Hoyte Van Hoytema
Montaje: Dino Jonsäter
Música: Alberto Iglesias
Productores: Tim Bevan, Eric Fellner, Alexandra Ferguson
Productores ejecutivos: John le Carré, Debra Hayward, Ron Halpern, Liza Chasin, Douglas Urbanski

La soledad, la traición, la mentira, incluso el amor secreto, son todos ellos elementos que van de la mano en esta excelente película del director sueco Tomas Alfredson (Déjame entrar). Basada en una novela de John Le Carré (que tendré que leer a la de ya) la historia no es tanto la de una conspiración como la de los avatares de la vida de diferentes miembros del servicio de espionaje británico. La trama arranca en 1973, en plena guerra fría, cuando tras una operación no autorizada desinada a desenmascarar a un topo ruso infiltrado por Karla (servicio de espionaje ruso) en el servicio británico (llamado Circus) acaba en desastre y se lleva a la jubilación forzosa de dos mandamases de la agencia como Control (John Hurt) y Smiley (Oldman). La idea de que hay un infiltrado ruso queda enterrada y desechada. Un año después, una llamada de un agente de campo (Ricki Tarr) interpreado por Tom Hardy) alerta a un Gobierno británico altamente escéptico de que la existencia de dicho topo es real y es ahí cuando el Primer Ministro se baja los pantalones y acude al desterrado Smiley para que haga una investigación externa y secreta con el fin de desenmacarar al espía al servicio de los rusos.

Como ya he dicho, esta trama sólo es el telón de fondo para presentar a una cuadrilla de personajes que se ven inmersos en todo este lío en el centro del cual se encuentra George Smiley. Oldman compone un personaje contenido, observador y que sólo habla cuando es necesario. El tipo no malgasta saliva y es un observador de lo más meticuloso, de ahí que sea uno de los mejores en su trabajo. Quizás  a veces peque de excesiva frialdad y de una voz de lo más monótona (la he visto doblada, aviso) pero a pesar de ello compone un personaje de lo más complejo y todo ello con una gestualidad bajo mínimos. Smiley no es perfecto, su vida es rutinaria, es un paranoico (una muestra es el papelito que deja siempre en el marco de la puerta para saber si alguien ha entrado en su casa), su mujer le ha engañado derivando ello en la consiguiente separación, a lo que hay que sumar que le mola tomarse una copichuela de vez en cuando. Y todo ello, Alfredson lo ventila con unas cuantas secuencias simples, elegantes y de lo más efectivas. Aquí no se abusa de los subrayados y hay que estar atento para no perderse ningún detalle al igual que los espías que protagonizan el entramado.

Pero Oldman no está sólo. Le acompañan uno de los elencos más impresionantes de los últimos años. Tenemos a John Hurt, como Control, el mandamás de la agencia hasta que es repudiado. Es un tipo escéptico, no confía en nadie y es el principal instigador de la investigación que pretende descubrir al topo. Es un tipo vehemente y que destila autoridad. También tenemos al siempre excelente Mark Strong como Jim Prideaux, el espía británico que fracasa en su misión en 1973, en otro ejercicio de contención hasta los minutos finales de la cinta, donde sencillamente está sublime. A ellos hay que añadir a Toby Jones, Colin Firth (que roba algunos de los momentos del film) y los ascendentes Tom Hardy  y Benedict Cumberbatch (visto en la serie Sherlock). Todos ellos contribuyen a dar veracidad a este retrato de la vida de un espía.

Al excelente elenco hay que añadir un guión denso pero perfectamente articulado, obra del matrimonio formado por la fallecida Bridget O’Connor y Peter Straughan, que captura una época tan convulsa de manera excelente captando la tensa calma vivida durante la Guerra Fría -algo que supongo que será mérito de la novela de Le Carré-. El único problema (o no) es que necesita de una atención constante por parte del espectador ya que es fácil perderse ante la cantidad de personajes y subtramas que se nos muestran en este, podríamos denominar, mosaico de un periodo convulso de la historia.

Qué decir de la labor tras las cámaras del sueco Tomas Alfredson, elegante y que mantiene la distancia con respecto a los personajes. Coloca al público en la posición de mirón a través de planos en los que las ventanas se interponen entre nosotros y los personajes, o situaciones en las que deja los teléfonos descolgados para que escuchemos una conversación ajena y que se produce en otro lugar. Vamos, que nos coloca en la situación de los propios espías. También hay otras imágenes poderosas pero que no voy a desvelar para no destripar nada. La fotografía también contribuye enormemente a nuestra inmersión en la cinta a través del uso de claroscuros. La narración resulta en ocasiones gélida pero, una vez que uno se sumerge en el relato, resulta apasionante.

El montaje aporta un ritmo pausado y que avanza hacia delante y hacia atrás a través de diversos flashbacks que, poco a poco, aportan un poco de luz dentro de la oscuridad en la que nos sumerje la trama.

La banda sonora corre a cargo del español Alberto Iglesias cuya composición recuerda al mejor cine negro, acentúa la soledad de los personajes y el ambiente deprimente que desprende el film, complementándose a la perfección con lo que se nos está mostrando en cada momento.

Estamos sin duda ante un producto de excelente factura que desde ya, se encuentra entre lo mejor de 2011. Quizás peque de frialdad en algunos momentos pero ello se ve compensado por pequeños momentos (uno en concreto) donde las emociones estallan y para apuntalar una cinta ya de por sí enorme.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 enero, 2012 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: