RSS

Crítica:”La invención de Hugo”

26 Feb

Clase magistral sobre cine, by tito Martin

Dirección: Martin Scorsese
Guión: John Logan, basado en la novela ‘La Invención de Hugo Cabret’, de Brian Selznick
Reparto: Asa Butterfield, Chloe Moretz, Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen, Jude Law, Emily Mortimer, Michael Stuhlbarg, Ray Winstone, Christopher Lee, Richard Griffiths
Fotografía: Robert Richardson
Montaje: Thelma Schoonmaker
Música: Howard Shore
Productores: Johnny Depp, Tim Headington, Graham King, Martin Scorsese
Productores ejecutivos: Christi Dembrowski, Barbara De Fina, David Crockett

Hace poco redacté la crítica de The Artist. En ella reconocía que tenía muchas virtudes pero que, a veces, se esmeraba tanto en homenajear a sus fuentes primigenias que la identidad de la peli se diluía como un azucarillo. Ahora llega otro homenaje a los pioneros del cine solo que, en esta ocasión, viene firmado por uno de los pesos pesados de los últimos 40 años, Martin Scorsese. Por todos es sabido que su gran amor, aquel por el que se desvive en aportarle algo nuevo y algo bueno, es el cine. Scorsese junto a amiguetes como Spielberg o Coppola se han convertido en los defensores más fervientes de las obras fundacionales y más relevantes del medio promoviendo la conservación, restauración y difusión de las mismas a las nuevas generaciones. En resumidas cuentas, Scorsese en un enfermo del cine y nosotros, los espectadores, debemos congratularnos de que aún queden directores con personalidad que dejen su impronta en la mayoría de, que no en todas, sus obras.

La historia es bien sencilla. Hugo (Asa Butterfield) es un niño huérfano que vive en el lugar más recóndito de la estación de tren de Montparnasse, en París. Allí intenta arreglar una especie de autómata del cual el niño sospecha que guarda un mensaje de su difunto padre. Por la estación pululan personajes de lo más pintorescos, léase un guardia de seguridad y veterano de guerra (Sacha Baron Cohen), una florista (Emily Mortimer), un vendedor de juguetes mecánicos particularmente misterioso y arisco (Kingsley), una niña amante de la literatura y con ansia de vivir aventuras como las de los personajes de los libros que devora (encantadora Moretz), etc. Todos ellos aportan vida a un entorno cerrado como el de la estación, que también encierra cierto aire mágico (algo cuyo mérito hay que atribuir a la excelente dirección artística y a la fotografía a cargo de Dante Ferretti y Robert Richardson, respectivamente).

El argumento no es particularmente llamativo y, a pesar de que podia haber caído en ello fácilmente, no cae en la sensibleria derivada de la premisa de un niño huérfano e indefenso. Nada de ello, Scorsese nos engatusa metiéndonos en esta historia de corte infantil para, a mitad de película y previa anticipación, darnos una toda una clase de cine, algo que resulta de lo más estimulante para todo aquel que esté interesado en el séptimo arte. El director nos habla de los Lumiére, de El hombre mosca, de Asalto y robo de un tren,… pero sobre todo homenajea a ese gran ilusionista llamado George Meliés, realizando un breve pero apasionado y sincero homenaje a su legado. Quizás la peli peca de demasiada exposición en algún momento pero se le perdona, sobre todo, por la fuerza que el cineasta neoyorquino insufla al relato a través de unas imágenes hipnóticas, evocadoras y que, además, ilustran un momento crucial de la historia del cine (el largo flashback que recorre la carrera de Mélies desde sus comienzos como mago hasta su aislamiento y desencanto tras la guerra).

Los guiños a las primeras películas (esos planos generales estáticos propios de las primeras obras de Meliés) se suceden pero evitando que su mensaje e identidad se pierdan por el camino. Estamos ante una película infantil, una de las buenas, una de aquellas en la que los chavales pueden sacar algo en limpio y diametralmente opuesto a la mayoría de subproductos que inundan las pantallas hoy en día. Scorsese quería extender su mensaje a las nuevas generaciones y, si la gente se acerca al cine, seguro que lo consigue y con creces.

Es ésta y no The Artist la mejor carta de amor al cine del año ya que su mensaje trasciende la forma y no al revés, como sucede en la película que a buen seguro ganará el Oscar a la mejor película esta noche.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 26 febrero, 2012 en Crítica

 

Una respuesta a “Crítica:”La invención de Hugo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: