RSS

Crítica: “Los juegos del hambre”

22 Abr

Violencia para todos los públicos

Dirección: Gary Ross
Guión:
Gary Ross, Billy Ray y Suzanne Collins, basado en la novela de esta última
Reparto:
Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Lenny Kravitz, Donald Sutherland, Wes Bentley, Liam Hemsworth
Fotografía:
Tom Stern
Montaje:
Christopher S. Capp, Stephen Mirrione, Juliette Welfling
Música:
James Newton Howard y T-Bone Burnett
Arte:
Philip Messina
Productores:
Nina Jacobson, Jon Kilik, Bryan Unkeless, Aldric La’auli Porter
Productores ejecutivos:
Robin Bissell, Suzanne Collins, Louise Rosner

Al fin llega a nuestras pantallas lo que parece ser el inicio de unas de las franquicias más rentables de los próximos años, Los juegos del hambre, adaptación de la saga literaria creada por la que es, además, una de las guionistas de su versión cinematográfica, Suzanne Collins. Lionsgate, compañía impulsora del film y generalmente dedicada al género de terror, ha encontrado un nuevo filón cinematográfico con esta saga literaria de gran éxito entre el público adolescente, tras el más que evidente agotamiento de la saga Saw. Y quizás sea esa necesidad de contentar a un target tan específico la que hace que el film no termine de levantar el vuelo a pesar de partir de un planteamiento la mar de atractivo.

La historia, ambientada en unos hipotéticos Estados Unidos conocidos ahora como la nación de Panem, nos sitúa en un futuro en el cual se celebra un espectáculo mediático llamado Los juegos del hambre. En dichos juegos compiten chicos y chicas de entre 12 y 18 años que se enfrentan a muerte entre ellos y se ponen a prueba sus capacidades de supervivencia ante las condiciones más extremas. Los jóvenes son el tributo que se cobra el distrito central, el Capitolio, de los 12 distritos periféricos debido a la insurrección de estos años atrás. Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) se ofrece voluntaria para evitar que su hermana participe en el sádico espectáculo. Una vez en el Capitolio contará con la ayuda de un mentor, Haymitch Abernathy (Woody Harrelson), que intentará que no la maten a las primeras de cambio así como con la de otro chico elegido por el mismo distrito que Katniss, Peeta (Josh Hutcherson).

Pues bien, una temática como esta en la que unos chavalines son soltados en campo abierto para que se maten unos a otros requiere cierto grado de violencia. No hablo de vísceras, decapitaciones, etc. Sólo algo de crudeza. Mostrar el infierno por el que están pasando estos chavales. Y esto, amigos, raramente se consigue. Gary Ross, un tipo con tablas y que tiene en su haber cositas tan encantadoras como Pleasantville o Seabiscuit, se ve encorsetado por la calificación para menores de 13 años de la peli y se las apaña como puede, pero mal. Es decir, toma el camino fácil y menos adecuado, el de mover la cámara como si fuese Hulk Hogan y le hubiese entrado el baile de San Vito. Apenas sabemos lo que se supone que estamos viendo y sabiendo que la peli va de unos chavales matándose entre sí, le resta puntos a la peli. ¿Qué pasaría si todo se hubiera pasado por un tamiz algo más adulto? Nunca lo sabremos.

Otra tara es que ciertos momentos, en los que se supone que tendríamos que estar mordiéndonos las uñas por si tal o cual personaje muere, se vienen abajo originados por lo que podríamos denominar un deus ex machina de nuevo cuño. Esto es, uno que te pasan literalmente por la cara y que, además, está medianamente justificado en la trama. Vamos que no desafía la lógica pero casi. A todo ello hay que añadir un guión ni malo, ni plano, ni deslabazado, pero sí demasiado fiel a la fuente original, lo que hace que algunas escenas pierdan sentido si no te has leído los libros.

Sobre el triángulo amoroso decir que pasteleo hay pero ni indigesta ni es parte central de la trama. Así que no os preocupéis, esto no es Crepuscupuagg.

¿Estamos ante una mala peli pues? Ni de coña. Estamos ante el nacimiento de la primera heroína cinematográfica que no apesta en años. Lawrence nos muestra a una Katniss humana, carismática, fuerte y frágil a la vez, autosuficiente y que, por qué no decirlo, se mea en el resto de participantes. Pero sobre todo nos muestra que puede cargar con una franquicia ella solita y sin despeinarse. Su personaje acapara la atención por encima del excelente elenco de secundarios, se llamen Stanley Tucci, Woody Harrelson o Donald Sutherland. Lástima que su compañero de aventuras, Josh Hutcherson, no esté a la altura y se pase media película poniendo carita de perro apaleado.

La crítica al medio televisivo está muy presente, cargando las tintas sobre los realities. Un formato que aumenta de número de manera proporcional a la cantidad de mierda que inunda la parrilla televisiva. Lo cual creo que es un indicativo de la calidad de los mismos. Quizás la crítica peque de obvia, pero es que la peli es lo que es, un blockbuster para lo bueno y para lo malo. Y aunque sólo sean unos ligeros apuntes para la reflexión al menos la peli no toma al público por un gilipollas integral. De todas formas se echa de menos algo más de información acerca de la sociedad que rodea todo el tinglado. Hay algún que otro apunte, pero se me antoja corto.

Por su parte, Ross puede que no esté muy suelto con las escenas de acción, pero el tipo se las arregla para que en las 2 horas y pico que dura el film uno no se pare nunca a mirar el reloj. Al fin y al cabo, Ross no es manco y a pesar de prodigarse poco en la dirección, es una garantía de que la peli va a cumplir unos mínimos de calidad. James Newton Howard y T-Bone Burnett componen un score bastante potable y el dire de foto Tom Stern aporta una fotografía de contrastes y que enriquece el producto. Eso sí, y acabando con el apartado técnico, los efectos especiales se quedan cortos en demasiadas ocasiones.

En fin, estamos ante una buena peli de aventuras. Una con cerebro y alejada de ñordos crepusculianos con vampiros que brillan o de roboticos metiéndose de hostias. Hay esperanza para el cine palomitero pero, repito, la calificación por edades y la necesidad de rentabilizar al máximo cada película lastra la calidad artística de demasiadas de ellas. Echo de menos los ’80.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 abril, 2012 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: