RSS

Crítica: “Prometheus”

31 Ago

Los vestigios de una muy buena película

Dirección: Ridley Scott

Guión: John Spaihts, Damon Lindelof

Reparto: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pierce, Logan Marshall-Green, Sean Harris, Rafe Spall, Emun Elliott, Benedict Wong, Kate Dickie, Patrick Wilson, Lucy Hutchinson

Fotografía: Dariusz Wolski

Montaje: Pietro Scalia

Música: Marc Streitenfeld

Arte: Arthur Max

Productores: David Giler, Walter Hill, Ridley Scott, Tony Scott

Productores ejecutivos: Michael Costigan, Michael Ellenberg, Mark Huffam, Damon Lindelof

Éramos muchos los que esperábamos como agua de mayo el regreso de sir Ridley Scott al género en el que dió a luz a sus dos mejores obras, las aclamadas Blade Runner y Alien, el octavo pasajero. Precisamente ha sido el universo de esta última el que ha tomado como base para esta Prometheus. En ella un grupo de científicos recorre el planeta Tierra en busca de los vestigios de una raza alienígena que caminó por nuestro planeta hace miles de años. A partir de sus descubrimientos elaboran un mapa que, supuestamente, les conducirá al planeta de estos seres primigenios. Evidentemente las cosas se tuercen y blablabla.

Las expectativas estaban por las nubes, los tráilers provocaban que nuestros suelos estuvieran tremendamente resbaladizos. Y la pregunta es clara y concisa: ¿Estamos ante un nuevo hito en el género de la ciencia ficción?

La respuesta es igual de clara: un rotundo no. Estamos ante las 3/4 partes de una película, y pienso y estoy plenamente convencido de que esa cuarta parte que falta la mejorará considerablemente en una futura edición extendida, por mucho que el señor Scott se empeñe en que ésta nunca verá la luz. Los temas trascendentales se suceden, se ponen sobre la mesa, pero no se explotan, no se profundiza en ellos. La fé, la muerte como parte de la vida, el origen del hombre,… Temas interensantísimos que se quedan a medio gas. Los guionistas prometen y no cumplen (¿alguien ha dicho Perdidos?). Es como si se quisiera proporcionar cierto halo de trascendentalidad a algo que acaba convirtiéndose en una peli con bicho, llegando a un punto en que se rompe el tono inicial de la película partiéndola en dos mitades de una manera brusca y  hasta algo chusca.

Algo parecido le falta a la mayoría de personajes, poco trabajados, con comportamientos absurdos y contradictorios con la idiosincrasia de los mismos en ciertas ocasiones. Incoherencias muy fáciles de detectar y que quizás sean lo más difícil de solucionar con un nuevo montaje. No estamos ante los personajes cercanos del primer Alien. Aquí se hace difícil empatizar con alguno de los miembros de la tripulación.

Por su parte, y a pesar de que Rapace está más que correcta como la científica que se debate entre la fé y la ciencia, es Michael Fassbender como el androide David el que se hace dueño de la función. Su búsqueda de la humanidad cual Pinocho, su curiosidad y su ansías por satisfacer y convertirse en todo lo que su “padre” desea elevan a la cinta por encima del nivel general. Cabe destacar lo desaprovechada que está Charlize Theron, en otro ejemplo de personaje inofensivo e inservible de los muchos que pueblan la cinta, así como los pocos minutos de los que goza el siempre excelente Idris Elba.

La dirección de Ridley Scott se podría comparar con el recorrido de una montaña rusa. Combina momentos realmente poderosos a nivel visual y con cierta dósis de tensión y suspense con otros insulsos y sin fuerza. De todas formas a nivel visual la película es una joya con unos decorados que remiten al universo Alien y que contribuyen a crear una ambientación que, en última instancia, se puede considerar desaprovechada.

La música de Marc Streitenfeld intenta acentuar el grado de grandiosidad de la obra, algo que consigue en algunos momentos realmente majestuosos pero que tampoco son los más abundantes de la cinta.

A pesar de sus errores Prometheus es una película más que digna, víctima de un hype desmesurado y que ha provocado cierta decepción en amplios sectores del público. Quizás Lindelof no fuera la persona más indicada para escribir un proyecto como este, quizás falte media hora de película para terminar de apuntalar las claves que se insinúan al inicio del film. Pero una cosa sí que está clara, que estamos ante un blockbuster por encima de la media y que debería de ser visionado obligado para todo amante de la sci-fi a pesar de sus poco disimilados fallos.

Yo, por mi parte, esperaré impaciente la futura edición extendida al igual que con las anteriores y mutiladas obras de Scott para, posteriormente, recargar las baterías de hype agotadas este verano de cara a la segunda entrega.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 agosto, 2012 en Crítica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: