RSS

Crítica: “Magic Mike”

11 Oct

La dura vida del stripper

Dirección: Steven Soderbergh

Guión: Reid Carolin

Reparto: Channing Tatum, Alex Pettyfer, Matthew McConaughey, Olivia Munn, Matt Bomer, Joe Mangianello, Riley Keough, Cody Horn, Adam Rodriguez

Fotografía: Steven Soderbergh

Montaje: Steven Soderbergh

Arte: Chris Dileo y Stephen I. Erdberg

Productores: Reid Carolin, Gregory Jacobs, Channing Tatum, Nick Weschler

Productora: WB / Nick Wechsler Productions

Si de algo no se le puede acusar a Steven Soderbergh es de ser un tipo acomodado. Con mejor o peor resultado prueba con todo tipo de géneros: drama, thriller, ciencia ficción, acción,… Nada se le resiste. El caso es que en esta ecléctica filmografía también podemos encontrar su mayor defecto y no es otro que, sobre todo en lo que respecta a sus últimos trabajos, parece que siempre le falta ese puntito que eleve a sus películas por encima de la indiferencia.

En el caso que nos ocupa, Soderbergh acierta, sobre todo en la primera parte del film, al apostar por la ligereza y la diversión. La película en ese tramo es puro despiporre. El director lo sabe y los actores lo saben, quedando reflejado en los delirantes números de striptease que inundan la película y sirven de transición entre las secuencias. Es en esos instantes donde Matthew McConaughey, un sosías del Frank T.J. Mackey interpretado por Tom Cruise en Magnolia, y que se come a sus compañeros de reparto como el egocéntrico y manipulador dueño del local, pone toda la carne en el asador. Channing Tatum es el chico bueno. Es un currelas que intenta abrirse camino y que ve el negocio de la desnudez como un paso más en pos de su sueño: dirigir su propia empresa de muebles por encargo. Todos sabemos lo limitado e inexpresivo que es, pero el chaval es majete, atractivo y se mueve como nadie, haciéndonos olvidar, en parte, las carencias mencionadas. Por lo que respecta al resto del elenco, lucen palmito y poco más, bien sea por personajes poco trabajados o marginalmente interesantes.

Hasta ahí todo bien. El problema llega cuando la comedia pura y dura da paso al drama. Un drama facilón sobre el éxito temprano y la caída posterior que redime al prota, solo que aquí no ocurre tal que así. La mierda sale a la luz pero nunca trae consecuencias reales. Hablo de todo lo relacionado con el personaje de Alex Pettyfer. El tipo se cae pero no sabemos nunca si llega a levantarse y lo peor es que al resto del elenco parece que le importa un carajo. Su hermana, antes histérica ante la situación de su hermano, pasa a obviarla y si te he visto no me acuerdo. Si adornamos todo ello con la frialdad que suele destilar Soderbergh, la película naufraga en este punto.

A pesar de todo, si hacemos un balance global, la película sale bien parada. Como ya he dicho, no se toma demasiado en serio y es la mar de disfrutable a pesar de los problemas antes mencionados. Además, y como viene siendo habitual, ante su aparente escaso interés por el material de partida Soderbergh experimenta con la imagen e imprime su sello (colorimetría virada al naranja, composiciones y movimientos de cámara atractivos,…).

Ojalá Soderbergh encuentre un proyecto que le llene verdaderamente (con Contagio asomó algo de su genio) y vuelva a la senda de sus grandes obras.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 octubre, 2012 en Noticias

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: