RSS

Crítica: “Skyfall”

06 Nov

Algo nuevo y algo viejo

Dirección: Sam Mendes

Guión: Neal Purvis & Robert Wade y John Logan

Reparto: Daniel Craig, Javier Bardem, Judi Dench, Bérénice Lim Marlohe, Ralph Fiennes, Ben Whishaw, Naomie Harris, Ola Rapace

Fotografía: Roger Deakins

Montaje: Stuart Baird

Música: Thomas Newman

Arte: Dennis Gassner

Productores: Barbara Broccoli, Michael G. Wilson

Productores ejecutivos: Callum McDougall

Productora: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), Danjaq, Eon Productions

Distribución: Sony Pictures Entertainment

Algo me ha sucedido a la salida del cine tras visionar Skyfall, algo que no me había pasado con ninguna entrega de la saga y que, ciertamente, me sucede con muy pocas películas. El hecho es que las hipnóticas imágenes articuladas por el casi siempre excelso Sam Mendes y su director de fotografía, el no menos sensacional Roger Deakins continúan pululando por mi mente días después. En no pocos momentos, Deakins cruje los nudillos, se pone manos a la obra jugando con las luces y las sombras, componiendo imágenes para el recuerdo (la pelea a contraluz en Shanghai es, desde ya, la escena de acción más estimulante de toda la saga. Puro delirio visual).

El anterior párrafo deja a las claras que no estamos ante un Bond más. No estamos ante un subproducto que viene para recoger las migajas del éxito de una franquicia tan asentada en la cultura popular como la protagonizada por el más famoso agente secreto. Mendes y su equipo han dado rienda suelta a sus inquietudes artísticas sin traicionar ni un ápice los parámetros estructurales de la saga. De hecho, se podría decir que estamos ante el reinicio del reinicio, algo acentuado en el tercio final de la cinta. Vuelve Q, vuelve el Aston Martin, los villanos excéntricos, los cachivaches, etcétera. Algunos de estos elementos parecían renegados al mero recuerdo a tenor de las dos primeras entregas protagonizadas por Craig, pero ahora resucitan con fuerza renovada para regocijo de los fans. Es como si los creadores dieran unos pasos hacia atrás en su propuesta para, posteriormente, coger carrerilla y asentar los cimientos para futuras entregas.

Pero no todos los aciertos se agrupan en el apartado técnico y en los guiños a los fans. Si Casino Royale suponía una humanización del agente 007 convirtiéndolo en un tipo duro pero con dobleces y emocional aunque intente ocultarlo, Skyfall profundiza en la fragilidad del héroe. Aquí vemos a un Bond mermado física y psicológicamente, cayendo bajo el influjo del alcohol y dejando de lado la habitual sobradez del personaje (sigue siendo un putero y un patriota pero con una autoestima, por momentos, bajo mínimos). Por otra parte, se siente traicionado por la única persona en la que siempre confió, aquella que bajo su rostro impertérrito y autoritario cobijaba cierto cariño y simpatía hacia 007. Hablo de M, interpretada de nuevo por esa dama de hierro británica que es Judi Dench, que cobra protagonismo en esta nueva entrega hasta el punto de que podría catalogarse como la primera chica Bond que pasa de los 40 años. Es ella la coprotagonista del film, la que abre nuevos frentes dramáticos y, quizás, también sea el alma del mismo. Los momentos entre ella y Craig nos alejan del espectáculo visual y de los fuegos artificiales para alojarnos en un rincón íntimo y de mutua admiración que derivan en un puro conflicto materno-filial, con Bond como el niño díscolo y M como la madre disciplinada que intenta llevarlo por el camino de la rectitud, no sin alguna que otra palmadita en la espalda recubierta por una capa de fina ironía para levantar el ánimo del héroe.

No me puedo olvidar de Bardem y su genial Silva, algo empobrecido por el doblaje pero que destaca sobremanera balanceando a su personaje entre la caricatura y la sordidez, y haciendo malabarismos para no caer en el ridículo. Silva es un personaje extremo, un niño desarraigado y abandonado y que hará todo lo posible para vengarse de aquellos que lo crearon. Se le ha comparado con el Joker, aunque se queda lejos del terror y la locura de aquel. Su personaje supone todo un regreso a los patrones de los villanos de antaño, algunos de los cuales eran puro material comiquero.

El resto del reparto, como se suele decir, cumple y seguramente algunos de sus componentes como Ralph Fiennes o Naomie Harris ganarán protagonismo en futuras entregas.

La trama principal no da para mucho pero, como ya he dicho, no estamos tanto ante un thriller de acción como ante la disección de los entresijos de nuestro héroe. Tampoco estamos ante un drama introspectivo, pero se añaden matices y detalles, y por qué no decirlo cierta personalidad a Bond alejándolo algo más del mero chulopiscinas al que nos tenían acostumbrados hasta la llegada de Craig. Ojo, el guión tiene carencias, forzando la suspensión de incredulidad hasta límites bastante altos, pero esto es Bond y yo se lo perdono. Es en los pequeños detalles donde la película realmente se coloca por encima de la media de la saga: la comentada relación M – Bond, sus problemas con la bebida, etcétera. De hecho, sólo hay unas cuatro set pieces: una persecución al principio del film, un par de peleas (una de ellas la ya comentada y que, no me canso de decirlo, es visualmente imponente) y el clímax final con claro sabor a western y cierto tono crepuscular. No estamos ante el anodino espectáculo de Muere otro día o la irregular Quantum of solacesino ante un reencuentro con la celebrada Casino Royale.

Estamos pues ante un Bond peculiar, una mezcla de elementos nuevos con otros con sabor añejo, asentando un nuevo canon pero sin despegarse demasiado de sus predecesoras. Este es el Bond que más se aleja del mero producto para convertirse en un film de verdad, con ciertas pretensiones pero que tampoco se olvida del sentido lúdico propio de la serie. En definitiva, un título más que recomendable y cuya espectacularidad visual (gracias de nuevo, Roger Deakins) hace necesario su disfrute en pantalla grande.

PD: Los créditos iniciales son la leche, marca de la casa y la canción de Adele es puro Bond.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 6 noviembre, 2012 en Crítica

 

2 Respuestas a “Crítica: “Skyfall”

  1. @lavozenoff66

    8 noviembre, 2012 at 14:08

    Excelente reseña sobre la más que estupenda ‘Skyfall’. Por si te pudiera interesar, esta es nuestra opinión de la película: http://elblogdelavozenoff.blogspot.com.es/2012/11/skyfall-2012.html

    Creo que coincidimos bastante. Sin con ‘Casino Royale’ demostraron que podría haber buenas entregas en una saga ya agotada, con ‘Skyfall’ han demostrado que puede haber buen cine.

    Gracias.

     
  2. Daniel Abeledo

    8 noviembre, 2012 at 22:09

    Muchas gracias por tu comentario y por lo que he visto sí que coincidimos bastante. Además estoy visionando las entregas de Connery y Moore y, en mi opinión, y a riesgo de llevar la contraria a los millones de seguidores del personaje, me parece que están lejísimos del Bond interpretado por Craig.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: